16 de febrero de 2014

Cancionero: Pasodoble Los Georgie Dann de Santa María del Mar

Pasodoble Los Georgie Dann de Santa María del Mar

La chirigota de Remolino lo tiene todo. El grupo vocalmente es espectacular y la instrumentación es de lo mejorcito, sobre todo las cuerdas. La conexión de los componentes con el público siempre es envidiable y venden el repertorio como nadie. Kike es uno de los que mejor entiende cómo funciona esto del Concurso y se ha rodeado de gente muy buena con la que es muy difícil fallar. Siempre pone a su favor la espectacularidad musical y visual de los tipos que elige, colocando decorado que le vaya dando juego durante todo el repertorio. Este año la barbacoa es prácticamente un personaje más de la agrupación: el popurrí son las locas aventuras de un tío que no suelta las pinzas de los filetitos y de todo lo que pasa a su alrededor. Musicalmente es un no parar, tienen que acabar agotados. Y en pasodobles Remolino siempre acierta, tiene el don de la oportunidad a la hora de elegir temas y la música está muy bien elegida: al principio tiene esa métrica de verso largo característica de los pasodobles del Yuyu que el Kike aprovecha muy bien para soltarte 3 o 4 chistes antes de entrar en faena. Antes del trío tiene esa partecita con cambio de ritmo que le gusta meter en los últimos años y sirve de puente para entrar en la parte bonita, que además de bonita, es echá pa alante y guerrillera. Ahí es donde vienen los palos y ayer soltó uno por pasodoble. "El que junta cuatro letras para cantarlas en el Falla, que no se sienta poeta hasta que su letra no suene en la playa". Kike Remolino tiene la fórmula para conseguir todos los años sentirse poeta.

15 de febrero de 2014

Cancionero: Pasodoble Los hippytanos

Pasodoble Los hippytanos

Antonio Martín lleva cerca de medio siglo fusionando Flamenco y Carnaval. Siempre hay toquecillos flamencos en sus repertorios, pellizco de Cádiz. Los estribillos por tanguillos son un clásico de Antonio. Las presentaciones por tanguillos no pueden faltar tampoco, las cuartetas por bulerías, las rumbas, las alegrías... tengo muy presente en el recuerdo el pasodoble que le dedicó al maestro Chano Lobato con Los caballeros de la piera reonda, mitad de pasodoble a 4/4 y la otra mitad, desde el trío en adelante, por bulerías. Nadie como D. Antonio para lograr que esas mezclas funcionen. Hasta cierto punto es normal que siendo de Cádiz y habiendo sacado casi 50 repertorios de comparsa al final se toquen todos los palos del flamenco gaditano, pero Martín lo hace, no por recurso, sino porque le gusta y se le nota. Siente el Flamenco de Cádiz al igual que siente el Carnaval de Cádiz, y le debe tener un respeto elevado ya que siempre se cuida de que sus cuartetas y sus toques aflamencados brillen con luz propia. Este año se ha vuelto a decantar por una comparsa flamenca directamente, una comparsa de gitanos nómadas, 15 patriarcas de ideales hippys y costumbres de comuna. Primero la saeta y luego la presentación. Primero el popurrí y luego el fin de fiestas. Y de por medio un pasodoble de Cádiz, con sones flamencos y cambios modales típicos, pero de Cádiz. Me vuelve loco esa manera de jugar con los acordes modales, cuando marca en dos ocasiones durante el pasodoble la entrada con la progresión Mi, Fa, Sol, Fa y Mi y lo que se hace esperar el inevitable Lam que viene siempre a continuación. No es el más espectacular, pero si lo veo el más sencillo y redondo de sus pasodobles de los últimos años. Estas son las cositas que a todo el mundo le gusta cantar en la ducha y en las barbacoas, que son los lugares donde se certifica el éxito de un pasodoble.

Cancionero: Pasodoble Los del Aragón: resurgiendo del cajón

Pasodoble Los del Aragón: resurgiendo del cajón

Hoy tengo el placer de presentar los acordes del pasodoble de mi amigo D. Miguel Choza y de su grupo que es mi grupo en el que tengo grandes amigos y hasta un trozo de mi familia: mi primo es uno de los guitarras. Tuve la suerte de poder cantar sus coplas en el teatro durante dos años con Los Creadores S.A. y Los hijos de Juana la Loca. Durante esos dos años era la sangre de los Rosales la que armonizaba las cuerdas de esa chirgota. Volvía a coincidir con mi primo en una agrupación, casualmente con quien me inicié en esto de cantar coplas en una comparsa juvenil hace este año una década. Cuando tocamos los dos juntos es como si sonara una sola guitarra y na más que nos tenemos que mirar pa saber qué corte va a hacer cada uno y por dónde va a tirar después. Aunque algunas veces se nos iba la mano con el humo. Ese es un tipo de complicidad que sólo se consigue con quien te has criao. Hacíamos cosas muy guays que después se las tocábamos a Miguel y nos decía que era un mojón y siempre nos lo mejoraba. Miguel no toca la guitarra, es lo único que le falta, pero tiene un violinista viviendo dentro del oído. Además es un percusionista espectacular y tiene voz pa tumbar una vaca a chillíos. Se frustraba con nosotros porque nos cantaba un acorde que no eramos capaces de encontrar en la guitarra y encima nos entraba la risa floja. Lo que más echo de menos de esa agrupación es los días entre que Miguel traía una música y conseguíamos hacer que sonara como en su mente. Y cuando la trae ya tiene en su cabeza los punteaos que quiere, los coreaos, los cortes, los redobles... no es que tenga la cabeza grande, es que siempre la tiene llena de cosas. Aunque la calidad del audio no es la mejor, a mi me encanta cómo nos quedó el pasodoble de Los hijos de Juana la Loca en instrumental y eso que le falta la percusión. Yo sé que tarde o temprano conseguirá su sitio arriba con su chirigota y de ahí ya no va a haber quien lo baje y sospecho que ese momento está más cerca de lo que esperamos. A mi no me sorprendería que este fuera el año

13 de febrero de 2014

Cancionero: Pasodoble Los gallitos

Pasodoble Los gallitos

José Antonio Cheza, el Nene, y Miguel Ángel Argüez empezaron su matrimonio carnavalesco allá por el año 2.008 con una fantástica comparsa llamada "El último escuadrón" que llevaba un grupo espectacular y una sonoridad que pocas comparsas consagradas llegan a alcanzar. Mucho han evolucionado las cosas desde entonces para esta agrupación. Ya no es una comparsa con 6 tíos subiendo en la fila de delante en eterna disputa por conseguir llegar al tono más alto. Ya no tienen un grupo tan mediático, pero ésto lo han convertido en una ventaja prescindiendo de lucimientos personales innecesarios y consiguiendo sonar cada vez más conjuntados. Tras 7 comparsas juntos, parece ser que el Nene se ha ido despojando de las herencias musicales que traía del grupo de Quiñones, al que le componía gran parte de los repertorios, y ha ido encontrando el estilo en el que se siente agusto creando y donde empieza a ser verdaderamente original. Miguel Ángel Argüez por su parte parece que siempre se ha visto cómodo escribiendo una agrupación que siempre dice más de lo que su posición en el concurso parece indicar. La unión cada vez da mejores frutos, Nene Cheza hace composiciones que cada año se ven más adecuadas para la pluma de su poeta y para sacar el máximo partido a su grupo. Esta comparsa va a por todas y la evolución que van tomando sus 3 pilares fundamentales (letra, música y grupo) los está acercando mucho al premio gordo. Y no me extrañaría que este año fuera el definitivo.

12 de febrero de 2014

Cancionero: Pasodoble No tenemos pal convite pero tenemos pa Twitter

Pasodoble No tenemos pal convite pero tenemos pa Twitter

La chirigota del Cascana por tradición es una de las chirigotas con menos vergüenza del Concurso. Además no se cortan ni un pelo a la hora de decir las cosas claras. Chirigota guerrillera como se dice en Cádiz. El nivel cómico de la agrupación va variando cada año dependiendo del desparpajo de los componentes del grupo, que cambian a menudo, y de las tablas de los autores que echan el cable, que también suelen renovarse según el año. Pero lo que no varía es la actitud crítica y reivindicativa que siempre se mantiene a un nivel altísimo. Es de esas chirigotas que si tiene que elegir entre un estribillo gracioso o un estribillo al cuello, dan en el cuello cada vez que se termine de cantar un cuplé, como este año. Podrían optar por la vertiente cómica, por una gracieta final que el público estuviera encantado de repetir entre risas, como hacen todas las chirigotas. Sin embargo prefieren mostrar una dolorosa realidad que no porque se haya comentado miles de veces desde las tablas deja de estar de actualidad, ni deja de ser necesario recordarla para que se le ponga la cara colorada a quien se le tenga que poner. Así cada vez que canten un cuplé, cada vez que hagan reir al público con uno de sus puntazos, también les recordarán la amarga situación que sufre la Bahía y su única industria. Y se recordará, por asociación, que cuando la Sra. Alcaldesa tuvo que votar por el futuro de los Astilleros de Puerto Real en el congreso, fue tan cobarde y traidora que se plegó a los intereses de su partido a pesar de que eso siguiera hundiendo en la miseria a la ciudad que lleva años con el más alto índice de paro de toda España: su ciudad. Habrá mayor desFACHAtez?